Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

¿Sabías?

MITOS vs. HECHOS

Mira cuánto sabes sobre la neumonía neumocócica.

Mira la historia de Braulio Castillo: Conoce su experiencia con la neumonía neumocócica.

Muchas personas no entienden lo que es la neumonía neumocócica.
A continuacion, unos datos que necesitas saber.

¿Tienes 65 años o más? Incluso si estás saludable, aún estás en riesgo.

MITO

Si te cuidas y tienes buena salud, no estás en riesgo.

HECHO

A los 65 años o más, el riesgo de hospitalización por neumonía neumocócica es más de 10 veces mayor que el de los adultos de 18 a 49 años. La vacunación antineumocócica puede ayudar a protegerte.

No es un resfriado fuerte ni la gripe.

MITO

¿Cuál es el problema? La neumonía neumocócica es como un resfriado o la gripe.

HECHO

La neumonía neumocócica no es un resfriado ni la gripe. A diferencia de un resfriado o la gripe, la neumonía neumocócica es causada por bacterias. Algunos síntomas pueden aparecer sin advertencia, y puede tomar semanas antes de que te vuelvas a sentir bien.

Es infecciosa. Se puede contraer en cualquier lugar y momento.

MITO

Solo puedes contraer la neumonía neumocócica en sitios fríos, en temporadas frías.

HECHO

La neumonía neumocócica es una infección pulmonar bacteriana potencialmente grave que puedes contraer en cualquier lugar y momento del año.

No puedes contraer la neumonía neumocócica al hacerte vacunar.

MITO

Hacerse vacunar puede causar la neumonía neumocócica.

HECHO

Las vacunas antineumocócicas no contienen bacterias vivas, por lo tanto no puedes contraer la neumonía neumocócica al hacerte vacunar.

Podrías sentir el impacto por semanas.

MITO

Si la contraes, te recuperarás enseguida.

HECHO

Con la neumonía neumocócica, puede tomar semanas antes de que te vuelvas a sentir bien, la fatiga puede hacer que sea difícil sobrellevar el día.

¿Afecciones crónicas como EPOC, asma, diabetes? Tu riesgo se incrementa.

MITO

Si tienes bajo control tus asuntos de salud, no estás en mayor riesgo.

HECHO

Ciertas afecciones crónicas de salud como EPOC, asma, enfermedad cardíaca y diabetes, pueden incrementar tu riesgo de contraer la neumonía neumocócica.

Comparte tu historia